A pesar de señales iniciales alentadoras relacionadas con una iniciativa de cabildeo por una ley integral de derechos (vea el Informe Focus 2013), la situación se ha deteriorado por nuevas iniciativas impulsadas por el gobierno que buscan restringir el trabajo de las organizaciones voluntarias y las organizaciones no gubernamentales, incluidas las OSC que participan en la defensa, monitoreo e incidencia en derechos humanos[1] . Más aún, el estallido del conflicto armado civil en diciembre de 2013 llevó a un aumento en la cantidad de violaciones de derechos humanos y amenazas al trabajo de las y los DDH[2].



[1] EHAHRDP. “Change will not come until we talk about reality: The closing Space for Human Rights Defenders in South Sudan” (El cambió no llegará hasta que no hablemos de la realidad: se está cerrando el espacio para las y los defensores de derechos humanos en Sudán del Sur). Kampala. Diciembre de 2013. pp. 15-16.

[2] EHAHRDP. “NGO written statement to the 25th session of the UN Human Rights Council” (Declaración escrita de las ONG en la 25 periodo de sesiones del Consejo de derechos humanos de la ONU). 18 de febrero de 2014.

 

*** Esta información procede de nuestra publicación – FOCUS 2014.